Vamos Racing Vamos, VAMOS CAMPEÓN!!!

PRÓXIMO PARTIDO
31ª Jornada
-
-
-
-
-
-
-
-
-
 

  Tercera División

División 32ª Jornada
Pontevedra
1

1-1 min. 72: Javi Pazos.

Racing Ferrol
1
0-1 min. 25: Carlos.
 
Alineaciones

Lorenzo; Bardal, Pablo Ruiz, Pazó, Pablo Suárez (Iván Freiría, min. 78); Sidibe; Óscar Martínez, Richi (Javi Pazos, min. 66), Antonio (Carlos Campo, min. 86), David Pérez; y Manu Barreiro.
Banquillo: Pacheco, Adrián (portero suplente), Carlos Campo, Iván y Javi Pazos.

 

Paco Fernández; Borja Facal, Antonio, Pedro García, Pérez; Ernesto, Céspedes (Juan Martínez, min. 67); Carlos (Kamate, min. 89), Pablo Rey (Rubén Pardo, min. 80), Pumar; y Dani Cabanillas.
Banquillo: Juan Martínez, Kamate, Rafa Mella, Rubén Pardo y Marcos Valín (portero suplente).

Árbitro

David Novás Benavides (colegio vigués).
Asistentes: Adrián Díaz González y Jorge Fojo Rodríguez (colegio vigués).
Tarjetas amarillas: Pontevedra Club de Fútbol: Óscar Martínez (min. 80). Racing Club Ferrol: Ernesto (min. 53), Kamate (min. 91) y Pumar (min. 93).

Campo
Pasaron, 2500 espectadores, sobre 70 racinguistas.
Datos

Domingo 8 Abril 2012 17.30

 
Crónica
   
Ahora el Racing ya gana hasta cuando no juega bien. El equipo ferrolano resolvió con una victoria sobre el Dorneda un partido más que discreto, con una primera parte influmable y una segunda en la que puso un poco más empeño. Sin embargo, lo que resolvió ayer el compromiso fue el talento del delantero Dani Cabanillas, autor de los dos últimos tantos del cuadro verde en el partido. Son los que desatascaron un partido que se había enmarañado demasiado –lo que le interesaba al cuadro de Oleiros– para prolongar a siete la racha de partidos que el conjunto de la ciudad naval lleva sin perder, lo que le hace escalar posiciones hasta situarse como octavo.
Desde el pitido inicial se notó que el Racing pretendía prolongar frente al Dorneda la dinámica de buenos resultados por la que atraviesa, pero en realidad ese ímpetu no se tradujo en precisión en sus acciones. De hecho, el equipo ferrolano pareció abandonar el juego directo que lo viene caracterizando últimamente para volver a un juego combinativo que esta temporada no le dio resultado cada vez que lo intentó. De esta manera, el partido fue perdiendo vistosidad porque el cuadro verde no era capaz, más que a cuentagotas, de acercarse a la portería contraria, mientras que el conjunto de Oleiros se aprovechaba de su mayor implicación a la hora de recuperar los rechaces para establecer peligrosas contras que a punto estuvieron de darle un buen susto a la escuadra departamental, aunque al final no lograron premio.
Con este panorama, el partido fue bajando de intensidad a medida que transcurrían los minutos y las llegadas a cualquiera de las dos porterías se fueron haciendo más escasas. Es más, la primera mitad finalizó con el partido convertido en un auténtico tostón, algo que le convenía más al Dorneda que al Racing, así que lo mejor que pudo pasar fue el pitido final para que ambos equipos se retirasen a descansar a los vestuarios.

Actitud > Para que el sopor de la primera parte no se repetiese, el Racig entró en el segundo acto mucho más “enchufado” de lo que había estado hasta entonces. Y eso se tradujo en que en el primer minuto generase una primera ocasión gracias a la persistencia de Carlos y, en el córner posterior, se adelantase en el marcador en el cabezazo de Pedro García tras un saque de esquina. Parecía así que lo más difícil ya estaba hecho, pero con lo que no contaba el equipo ferrolano es con que su rival, de manera casi inmediata, iba a restablecer la igualada en el marcador a través de un cabezazo del pontés Adrián Bouza en una falta lateral. Es decir, que en solo tres minutos se logró lo que no se había hecho en todo lo anterior para dar paso a un compromiso nuevo.
Este partido, sin embargo, se pareció bastante al que ya se había vivido durante la primera parte, así que lo vivido al comienzo de esta segunda mitad resultó ser un espejismo. Por lo menos, en esta fase del choque hubo muchas más alternativas y en la primera de ellas Chequi resolvió una contra lanzando el balón al poste en lo que fue la mejor ocasión para el Dorneda. Sin embargo, fue el Racing el que ejerció el control de la situación en esta fase del encuentro, aunque sin llegar a protagonizar llegadas demasiado claras.
La situación solo cambió con la entrada al campo de Dani Cabanillas. El delantero alcarreño, especialmente motivado para marcar después de mucho tiempo sin hacerlo, resolvió el partido en dos genialidades. La primera fue un tiro desde unos treinta metros que se encontró con la ayuda del meta visitante, que no pudo atajar este disparo. La segunda, un balón suelto fuera del área del Dorneda que el racinguista no se pensó dos veces en empalar para marcar un golazo. O sea, que con casi nada el Racing había resuelto el encuentro. Por eso, el postrero tanto de Chequi al remachar una acción a balón parado no hizo más que reducir las distancias, porque el triunfo se quedó en casa y la racha racinguista sigue aumentando.

 

 

Página web diseñada y mantenida por Manuel Oliveira.